Día del Cartero y del Empleado Postal

Día del Cartero y del Empleado Postal

 

EL SERVICIO POSTAL MEXICANO MANTIENE EN LA ACTUALIDAD, UNA FUNCIÓN SOCIAL MUY IMPORTANTE: PALABRAS DEL ING. JORGE ARGANIS DÍAZ LEAL AL CONMEMORARSE EL DÍA DEL CARTERO Y DEL EMPLEADO POSTAL.

 

Me da mucho gusto que me hayan invitado para celebrar con ustedes -en un ambiente cálido y festivo, triste y añorado - el Día del Cartero y del Empleado Postal. Pocos personajes en nuestro país son tan apreciados y queridos como ustedes. Se han ganado a pulso el cariño de la gente, de generación en generación, desde tiempos inmemoriales.

En el paisaje de nuestros pueblos, ciudades y comunidades, la figura del cartero es un ícono de nuestra vida cotidiana. Todos alguna vez los hemos esperado, con mayor o menor expectación, hasta escuchar su inconfundible silbato y verlos como portadores de un mensaje, del que ustedes son el conducto confiable.

En 1931 se instauró el Día del Cartero

Nuestros carteros tienen consigo una historia que ha viajado de mano en mano. De sobre en sobre. De domicilio en domicilio. Llevando las buenas, las amorosas y las malas noticias. Los puntos de encuentro y desencuentro. Las luces y las sombras de un enorme caudal de acontecimientos.

Sin duda, su historia es muy antigua y tiene que ver con los orígenes mismos de nuestra civilización. Surge con el servicio de correo del imperio Mexica, que estaba constituido por jóvenes que conocían bien los caminos y veredas, a quienes llamaban “los mensajeros que van de prisa”, pues estaban ejercitados para recorrer largas distancias. El sistema utilizado en aquel entonces era a través de relevos, cuyos mensajeros corrían de estación en estación, hasta comunicar la noticia al destino final.

Con el transcurso del tiempo, las figuras del cartero y del servicio postal tuvieron transformaciones significativas. De hecho, durante las primeras décadas del siglo XX, la correspondencia epistolar llegó a ser uno de los medios de comunicación más importantes.

Durante la pandemia, SEPOMEX se ha mantenido en operación

Fue en 1931 cuando se instauró el Día del Cartero por iniciativa del Presidente Pascual Ortiz Rubio, en conmemoración de la hazaña de dos carteros en la época revolucionaria, que tras presenciar el accidente de un tren cargado con 50 millones de pesos en oro y una importante correspondencia militar, decidieron resguardar el contenido para hacerlo llegar a su destino. El gesto de aquellos hombres fue conmovedor. Y como un merecido homenaje, se decretó el 12 de noviembre como día de los carteros y empleados postales, quienes desde siempre han sido vistos como auténticos héroes de la comunidad.

El Ing. Jorge Arganis Díaz Leal en su intervención durante la celebración del Día del Cartero y del Empleado Postal.
El Ing. Jorge Arganis Díaz Leal en su intervención durante la celebración del Día del Cartero y del Empleado Postal.

En la actualidad, el Servicio Postal Mexicano mantiene una función social muy importante. Sin embargo, es necesario renovar algunas de sus actividades y emprender un esfuerzo mayúsculo de modernización tecnológica. Tenemos que ser más eficientes y competitivos, retomando las mejores prácticas internacionales en materia de mensajería y paquetería. Necesitamos adaptarnos a los nuevos tiempos, manteniendo el espíritu de trabajo y la vocación de servicio que nos distingue.

Si algo caracteriza a los carteros es su ánimo y espíritu de lucha

Es reconocida la entrega y dedicación de los carteros. No importa si llueve. Si hace frío o hace calor. Siempre habrá un cartero cumpliendo con su deber. Incluso, durante la pandemia de COVID-19, el Servicio Postal Mexicano se ha mantenido en operación, toda vez que forma parte de las actividades esenciales de la economía y en este caso fue un factor importante para el traspaso de productos para la salud y el cuidado de las personas.

No obstante la aplicación de estrictos protocolos sanitarios, hemos tenido que lamentar el fallecimiento de 25 compañeros que perdieron la batalla ante un virus implacable y desconocido. Para ellos y sus familiares, nuestro más amplio reconocimiento, gratitud y cariño. Porque ser cartero es sinónimo de entrega y sacrificio, pero también de orgullo y satisfacción por el servicio que se presta a la sociedad.

Vivimos circunstancias atípicas, que han modificado buena parte de nuestra vida. Pero no debemos caer en el desánimo. Hagamos uso de la fortaleza que nos distingue como nación, para ver siempre hacia el futuro.

Tengamos confianza que al igual que en otros momentos difíciles, contamos con la entereza suficiente para superar la adversidad. Y si algo caracteriza al gremio de los carteros es precisamente su ánimo y espíritu de lucha, su cumplimiento del deber. Alentados por su ejemplo, tengan la certeza de que juntos saldremos adelante.

¡Enhorabuena y muchas felicidades a nuestros amigos en su día y un recuerdo cariñoso a los que nos abandonaron!